Actualités

Los trabajadores extranjeros llegan al Haut-Saint-François

mexicain espagnol

Primera experiencia en una cabaña de azúcar para trabajadores extranjeros locales.

Más de cincuenta trabajadores extranjeros temporales llegaron al Haut-Saint-François a finales de abril para trabajar en varias empresas de la MRC. Procedentes principalmente de México y Guatemala, estas personas habitaran nuestro municipio hasta diciembre.
¿Qué puede llevar a un hombre a dejar su familia, sus amigos, sus puntos de referencia, para ir a trabajar a un país extranjero durante casi 8 meses? La respuesta a esta pregunta es muy sencilla. Para la mayoría, es el deseo de mejorar la calidad de vida de su familia en casa. El dinero es la principal motivación. El salario promedio de un trabajador mexicano se acerca a los 10 dólares diarios, mientras que aquí reciben casi 90 dólares canadienses al día por su trabajo.
El nombre del proyecto Ensemble on sème es un juego de palabras, que en forma hablada significa dos cosas: en primer lugar « juntos sembramos » y en segundo lugar « juntos nos amamos ». Estas dos interpretaciones reflejan el espíritu del proyecto, que es trabajar juntos. Su objetivo principal es promover la integración social de los trabajadores extranjeros temporales en sus respectivas comunidades de acogida. Cuando llegan a Quebec, la mayoría se enfrenta a la soledad y a la distancia que les separa de sus familias. Ensemble on sème ha podido prestar un gran apoyo a estos usuarios, ya sean empresarios o trabajadores », afirma Jasmin Chabot, responsable de proyecto de Actions Interculturelles.
« Los trabajadores nos comentan a menudo que se sienten un poco invisibles cuando llegan aquí. También tuvieron algunas dificultades para encontrar otras actividades además del trabajo. Por eso venimos a ayudarles de esta manera, organizando reuniones fuera del lugar de trabajo. Queremos que conozcan la región, las empresas y las organizaciones, pero también queremos que tengan contactos con la comunidad local. Queremos que la gente de aquí se dé cuenta de que se está convirtiendo en algo esencial para nuestra economía », dice el responsable del proyecto.
La empresa BL Christmas Trees, situada en el bulevar Bourque de Sherbrooke, está plenamente implicada en el proyecto. Además de contratar a trabajadores extranjeros, también han comprado la antigua residencia Camelia en la calle Principale oeste, en Cookshire-Eaton, para alojarlos.
A principios de mes se organizó una actividad para que se familiarizaran con una de las tradiciones más antiguas de Quebec: ¡la cabaña de azúcar!
Para la mayoría de los trabajadores que llegaron a principios de este mes, ésta era su primera experiencia en una cabaña de azúcar, el Chalet des érables de Cookshire-Eaton. El caramelo de arce fue un éxito para los trabajadores latinoamericanos. Uno de los propietarios del Chalet des érables, Edgar González, es originario de Nicaragua. Se tomó el tiempo de explicar, en español, el proceso de recolección del agua de arce y su transformación en productos como el jarabe o el caramelo, lo que fue muy apreciado por todos.
Para Émilie Turcotte-Côté, agrónoma de BL Christmas Trees, la contribución de los trabajadores extranjeros a la agricultura es innegable. « Es una situación en la que todos ganan. Los trabajadores ganan un salario decente que pueden enviar a sus familias en el sur y ayudarles en su vida diaria. Además, la mayoría de las veces hacen trabajos que los locales no quieren hacer porque son repetitivos y exigentes.
« El caramelo de arce es muy bueno, ¡pero muy dulce! Nos gusta mucho Quebec porque es tranquilo y se vive bien, pero hace mucho frío », dijo el grupo de trabajadores extranjeros.
En la casa sobre la calle Principale oeste, en Cookshire-Eaton, hay 23 trabajadores que tienen empleos en empresas locales como Ferme Gelé & Veilleux y Downey-Roberge Plantations.

Article précédentArticle suivant
©2022 Journal Le Haut-Saint-François